La falta de información para monitorear los cambios en que ocurren en la cobertura forestal ya no es una limitación para los guardianes y guardianas del bosque. Gracias a las nuevas tecnologías como las alertas GLAD proporcionadas por plataforma Global Forest Watch (GFW), es posible saber cuándo y dónde ocurre la deforestación.

La Concesión para Conservación Chuacullo está ubicada en los distritos de Alto y Bajo Biavo, Provincia de Bellavista, región San Martín. Protege 1,925.23 hectáreas de bosques secos inmersos, dentro de la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Cordillera Azul. El área es hogar de la oncilla, el oso perezoso, el cotomono, el jergón, el huairuro, y muchas más especies únicas y amenazadas a salvo bajo la custodia de sus defensores voluntarios.

La Asociación de Productores Apícolas del Valle del Biavo, responsable de la administración de la concesión ha encontrado en el uso de estas nuevas tecnologías los datos y herramientas necesarios para fortalecer las actividades de control y vigilancia, realizando patrullajes de manera oportuna cada vez que se notifican nuevas alertas GLAD.

Desde el año 2017, con la promoción de cultivos como el sacha inchi, estos bosques vienen sufriendo constantes presiones por parte pobladores de las comunidades colindantes que buscan invadir zonas boscosas para ampliar la frontera agrícola.

Los patrullajes realizados al área por los miembros de la  Asociación de Productores Apícolas del Valle del Biavo, han permitido a través de equipos tecnológicos como drones verificar y cuantificar los impactos a los recursos forestales, y recopilar medios probatorios de los delitos ambientales encontrados, los cuales fueron reportados por medio de informes de patrullaje y puesto al conocimiento de las autoridades competentes para la toma de acciones oportunas que permitan salvaguardar el patrimonio forestal y los tesoros de biodiversidad que alberga el área.

.

 

El 25 de octubre, la Fiscalía Provincial en Materia Ambiental – Juanjui programó la diligencia de constatación fiscal a la concesión para conservación Chuacullo, con la finalidad de verificar in situ la deforestación y/o tala de productos forestales maderables. Se contó con la participación de actores claves como la Policía Nacional del Perú del distrito de Nuevo Lima, Autoridad Regional Ambiental, así como representantes de la Asociación de Productores Apícolas del Valle del Biavo, y la Asociación Amazónicos por la Amazonía como soporte técnico para el procedimiento.

Durante la diligencia, el fiscal pudo constatar en 04 sectores de la concesión para conservación “Chuacullo” los delitos contra los recursos naturales, en su modalidad de delitos contra los bosques o formaciones boscosas, procediendo inmediatamente a recopilar todos los elementos de convicción que permitan esclarecer los hechos que viene investigando contra los presuntos infractores.

.

Estos bosques nos dan vida, nos dan sombra, nos dan agua. Estamos velando estos bosques para darles un legado a nuestros hijos, por eso le ponemos corazón. ¡A nosotros de verdad nos da tristeza ver que en un minuto tumban un árbol que ha tomado tantos años para crecer! Da pena, da cólera. Y eso es un sentimiento de verdad.”, declara Flor Marina Vásquez Panduro, presidenta de la asociación de los guardianes de Chuacullo.

Dato: De acuerdo con los datos de la plataforma GFW, en el periodo 2001 – 2018 en la concesión para conservación “Chuacullo” se han deforestado en total 92 hectáreas, el 88% de esta deforestación ocurrió antes del otorgamiento del área.

Estas actividades han sido realizadas gracias al valioso apoyo del World Resources Institute & Global Forest Watch Small Grant Fund y Andes Amazon Fund.

One Coment, RSS

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*