Tras evaluar calidad y comprobar el origen 100 % orgánico y sustentable de la quinua, kiwicha y chía que producen agricultores liberteños, una empresa exportadora de granos andinos firmará un contrato de compra anticipada con ellos para exportar sus cosechas a Estados Unidos y Europa durante el período 2018-2019.

La Asociación de Productores Orgánicos de Bolívar (La Libertad) y guardianes naturales de la Concesión para Conservación Alto Huayabamba (CCAH) se reunieron esta semana con representantes amazónicos para firmar un convenio de exportación de granos andinos liberteños.
Así lo confirmaron Miguel Tang, director de Economías Verdes de AMPA (organización que apoya hace años a los agricultores que apuestan por la sostenibilidad) y Jorge Carrasco, gerente de la empresa exportadora Southern Crops.
La empresa es proveedora de NaturAndes, y quedó sorprendida por el tamaño y variedad de productos, pero sobre todo por el compromiso de la asociación de cuidar los bosques y el medio ambiente.
En virtud del acuerdo, los productos cruzarán el océano para competir con los mejores granos del mundo. Las cifras de compra anual serán de seis toneladas de quinua, 10 de kiwicha y chía, así como 20 toneladas de linaza y cebada.
El apoyo de AMPA y Southern Crops pasa por elaborar proyectos que solucionen los problemas en la comercialización, gestión empresarial y riego tecnificado, así como de fortalecimiento de las competencias en Fair Trade (comercio justo) para empezar el camino hacia la certificación global.
Corazón verde
No se trata de agricultores promedio. Los miembros de la Asociación de Productores Orgánicos de Bolívar son socios estratégicos y como una retribución a las capacitaciones y apertura de mercados para sus insumos, ayudan a vigilar las 143, 928 hectáreas de la concesión Alto Huayabamba.
Son agricultores de productos orgánicos al 100 %, altamente nutritivos, de gran sabor y con una raíz sostenible, pues no se talan bosques para sembrar más granos, sino que se apuesta por la diversificación en lugar de los monocultivos.
(Nota publicada el 22 de febrero en Andina)

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*