Participan los socios del Proyecto GEF Satoyama en la presentación de la experiencia.

Del 21 al 24 de agosto, en la Isla Maurico se viene llevando a cabo el evento denominado “Taller de consolidación sobre la transversalización de la conservación de la biodiversidad y la gestión sustentable en paisajes terrestres y marinos prioritarios para la producción socioecológica” (Consolidation Workshop on Mainstreaming Biodiversity Conservation and Sustainable Management in Priority Social-ecological Production Landscapes and Seascapes) que tiene como objetivo consolidar las lecciones aprendidas dentro del proyecto, donde se ha generado información y conocimiento, que valen la pena compartir entre los 10 proyectos de tres regiones hotspots de biodiversidad en diversos países. Cabe resaltar que de la región de los andes amazónicos están 2 países, Colombia y Perú.

En este sentido, en representación de Perú, AMPA, presentó los resultados y las lecciones aprendidas del proyecto “Consolidación de manejo participativo de la Concesión para Conservación Alto Huayabamba – CCAH como paisaje productivo, y el fortalecimiento de las asociaciones para la conservación, producción e investigación en la Amazonía peruana” (Consolidation of the participatory management of the Alto Huayabamba Conservation Concession as a production landscape, and strengthening of partnerships for conservation production in research in the Peruvian Amazon), con la participación de Marco Paulo Gutierrez, coordinador del proyecto, y de Karina Pinasco, directora ejecutiva. Resaltando el trabajo participativo con las comunidades campesinas de Bolívar para la producción de quinua y otros granos andinos, así como la miel de abeja tanto dentro como fuera del área. Además, los avances de investigación y monitoreo de los corredores de hábitats de primates en peligro crítico de extinción como el mono choro de cola amarilla.

Nota: La Concesión para Conservación Alto Huayabamba – CCAH fue otorgada por el Estado Peruano a la Asociación Amazónicos por la Amazonía – AMPA por un periodo de 40 años renovables, en un área de 143,928.09 hectáreas, la misma que protege ecosistemas de páramos de la cordillera central y yungas peruanas, que albergan servicios ecosistémicos fundamentales para la vida, como la regulación hídrica, además de la gran biodiversidad que conservan.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*