Participaron representantes de áreas de conservación privada y concesiones para conservación

Sensibilizar a la población sobre el uso racional de los recursos naturales y dar a conocer cuáles son los delitos ambientales en las áreas de conservación, fue el objetivo de una enriquecedora jornada participativa que organizó la Red Amazónica de Conservación de Loreto (Racol) y que contó con el apoyo de Amazónicos por la Amazonía (AMPA).

MÁS NOTAS AMPEANAS: La gastronomía será el corazón de la ExpoAmazónica 2018

A este taller se sumaron distintas organizaciones como la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), efectivos de la División del Medio Ambiente de la Policía Nacional, personal de la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental (Fema), pobladores y autoridades locales de la comunidad de Padre Cocha, distrito de Punchana, en Maynas.

Precisamente el local comunal de esa población fue donde se desarrolló el taller en el que se informó sobre los delitos ambientales tipificados en la legislación nacional, ahondando en los casos más recurrentes en la región Loreto. En tanto, los representantes de la Fema presentaron sus funciones e informaron sobre dónde acudir para denunciar delitos. A su turno, la autoridad policial dio algunos alcances sobre su rol vigilante.

Orientado a las autoridades de Padre Cocha, durante la reunión se realizaron dinámicas, ejemplos prácticos y se respondieron las preguntas de los asistentes. Los pobladores agradecieron la jornada de capacitación y pidieron que se pueda organizar también sesiones sobre turismo rural comunitario.

Cabe remarcar la participación de Gudrun Sperrer, (titular de la ACP Pilpituwasi en proceso de reconocimiento) quien tiene un centro de conservación y viene implementando un Bosque de Niños (Boni). Su presencia en la comunidad genera movimiento económico pues muchos visitantes llegan atraídos por su centro de conservación que actualmente es amenazado por invasores y taladores ilegales.

​El dato: La comunidad de Padre Cocha se encuentra a 15 minutos de Iquitos y tiene a sus pies las aguas negras del río Nanay.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*