La especie es endémica del norte de la Amazonía peruana y está En Peligro Crítico de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

  • Cuánto ha crecido la población del mono tocón en la zona?
  • ¿Qué depredó el bosque en que vive esta especie endémica del Perú?
Luego de más de 20 años se logró lo impensable: la repoblación del mono tocón (Plecturocebus oenanthe), conocido en inglés como titi monkey, en el área de conservación privada (ACP) Pucunucho, ubicada en la región amazónica de San Martín. Así lo ha revelado el estudio titulado Natural re-establishment of a population of a critically endangered primate in a secondary forest: the San Martin titi monkey (Plecturocebus oenanthe) at the Pucunucho Private Conservation Area, Peru.

La investigación fue presentada oficialmente en octubre del año pasado por Neotropical Primate Conservation, con el apoyo del Proyecto Mono Tocón y Amazónicos por la Amazonía (Ampa). En ella participaron los científicos Noga Shanee, Josie Chambers, Julio C. Tello-Alvarado, Keefe Keely, Karina Pinasco,  Néstor Allgas y Sam Shanee. Los dos últimos lideraron el equipo de trabajo. Mongabay Latam conversó con Sam Shanee sobre  el estudio.

“La investigación se desarrolló entre el 2011 y el 2016. Como la población de mono tocón es fácil de ubicar solo bastó estudiar el lugar cinco días por año. Así fue como visitamos el área de conservación privada Pucunucho en 2011, en 2012 y en 2016 para observar el incremento de la población de esta especie amenazada. En 1994 Karina Pinasco llegó al lugar cuando no era área de conservación, no había ni bosque ni mono tocón alguno, todo era campo deforestado, ahora existe un aproximado de 30 monos”, explicó Sam Shanee a Mongabay Latam.

Deforestación alrededor de la ACP Pucunucho. Foto: Neotropical Primate Conservation.
Deforestación alrededor de la ACP Pucunucho. Foto: Neotropical Primate Conservation.

La principal causa de la deforestación en el lugar fue la invasión de ganaderos que talaron los bosques para hacer espacio para pastos con el objetivo de  alimentar a su ganado, dice el especialista. Entre 1994 y el 2002 se conservó el terreno deforestado con la población local para que emergiera la purma (bosque secundario) de manera natural.

“Recién en 2002 se empezó a colocar tanto especies maderables como no maderables de la zona para que crecieran y reforestaran de manera rápida el campo. Entre lo plantado había tornillos y huarumbos. Ese trabajo inicial tuvo sus frutos, cuando comenzamos la investigación científica en 2011 ya había bosque secundario y un aproximado de 20 monos tocón. Nosotros avanzamos lo que ya se había comenzado”, agregó el especialista.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha calificado al mono tocón en la categoría En Peligro Crítico de extinción. Esta especie es endémica del Perú, es decir, solo existe en el país. “Específicamente entre los ríos Huayabamba y Mayo”, señala Shanee.

ACP Pucunucho. Foto: Neotropical Primate Conservation.
ACP Pucunucho. Foto: Neotropical Primate Conservation.

Entre las amenazas al área de conservación privada Pucunucho ─declarada como tal en 2013 por el Ministerio del Ambiente─  están la pequeña deforestación por cacao, café, naranjas, y la quema de bosques para pastos de ganado. “Estas amenazas se afianzaron  con la construcción de la carretera Marginal de la Selva que permitió que numerosos campesinos, que provenían especialmente de Cajamarca y Piura, vinieran a San Martín para sembrar arroz en las áreas planas; y en el monte, café, cacao, así como a extraer madera”, enfatizó el especialista de Neotropical Primate Conservation.

Principales beneficios

La repoblación del mono tocón ha traído beneficios ecológicos a la zona, afirmó Sam Shanee. “El mono tocón se alimenta de semillas y al alimentarse de ellas, las esparce en el terreno; luego de hacer digestión defeca y esto se convierte en abono para el nacimiento de nuevos árboles. Además, esta especie come insectos y reduce la probabilidad de plagas en el lugar”, explicó.

Con la recuperación de la zona deforestada también hay beneficios sociales para las comunidades que están alrededor. “En la zona existen dos quebradas: Pucunucho y Mangapaquina. En 1994 solo proveían de agua a la población local cuando llovía, pero ahora con la recuperación de los bosques, las quebradas tienen agua todo el año y benefician a 30 familias que se encuentran alrededor de las quebradas y otras 15 más que están aguas abajo”, resaltó el investigador.

Quebrada Pucunucho. Foto: Neotropical Primate Conservation.
Quebrada Pucunucho. Foto: Neotropical Primate Conservation.

Además de la protección del medio ambiente, en el ACP Pucunucho se promueve el turismo educativo. Como está ubicada a media hora de la ciudad amazónica de Juanjuí, en la región San Martín, con frecuencia escolares de los colegios locales van para aprender sobre el valor de la naturaleza. Turistas extranjeros también visitan el área protegida, agregó el especialista.

“Si bien hemos publicado ya los resultados de la investigación, estamos haciendo el seguimiento respectivo a la misma. Queremos repetir el proyecto este año y en los consecutivos para saber si la población continúa creciendo y el bosque reforestándose”, finalizó Shanee.

Fuente: MONGABAY

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*