Ingredientes amazónicos se lucieron en demostración de cocina de Palmiro Ocampo y Dennys Yupanqui en la Expoalimentaria

Las chicas del auditorio susurran que sí, que es él y que en vivo es aún más guapo que por televisión. Las señoras comentan que es demasiado joven como para saber mucho y los hombres que se han detenido a ver la demostración de cocina para picar algo, lo miran de reojo, con algo de suficiencia y una pizca de escepticismo al gusto.

MAS NOTAS AMPEANAS: Sabor a conservación en la Expoalimentaria 2017

Palmiro Ocampo conversa con Dennys Yupanqui, el cocinero empecinado en que todos conozcan los insumos del monte. Luego, bromea con los camarógrafos y fotógrafos que lo rodean y cuando algunos comienzan a retirarse porque la demostración de cocina en la Expoalimentaria 2017 está algo retrasada, Palmiro agradece al respetable por su espera, le lanza una flor a los organizadores y advierte: esta no será solo una clase de cocina. Al menos no como las que la mayoría ha visto, esperando el final para la degustación de rigor.

Ocampo tiene como insumos callampas (setas inmensas como orejas) aceite de aguaje, cáscara de bellaco, miel amazónica, mishquina (especie de azafrán) y miel de cacao de productores del bosque -algunos alcanzados por Amazónicos por la Amazonía (AMPA)– entre otros menjunjes de un plato que tiene como ingredientes base a la palta y el bonito.

Palmiro ha sido bautizado en la Expoalimentaria como el “Embajador de la Palta”, rótulo que se suma a sus pergaminos de la World Wildlife Fund (WWF) y activista comprometido de la iniciativa “Hambre Cero” en colaboración con el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas. Además, es uno de los promotores del colectivo “Generación con causa”, con el apoyo de Promperú y la difusión del New York Times.

Sorpresas te da la vida

El cocinero que también conduce el programa “Cocina con Causa” por TV Perú, acaba de dejar con la boca abierta al auditorio (conformado por anfitrionas, curiosos, cocineros, empresarios, emprendedores, periodistas y proveedores). Ocampo no desperdicia nada y eso lo hace imprescindible. Le cuenta a todos su iniciativa Ccori, un concepto  gastronómico de reciclaje culinario que no desaprovecha nada de los insumos que para todos son desechables cuando obtenemos lo que supuestamente es lo único comestible.

Cáscaras de plátano, pétalos de flores, el corazón de la banana, la cáscara y la pepa de la palta, son algunos ingredientes de una propuesta gastronómica tan contundente que podría calificarse como una revolución gastronómica bolchevique. Lo que normalmente se bota no solo es rico, sino que además es nutritivo, sabroso y reduce el impacto en el calentamiento global.

“Lo que botamos tiene valor. Tiene incluso más proteínas y vitaminas que lo que usamos normalmente de cada producto. Estos desechos no sólo afectan al calentamiento global, sino que eran un gran desperdicio de alimentación saludable. En la cocina nada es desechable“, refuerza Palmiro y pone como ejemplo los millones de limones exprimidos por la industria cebichera. Los reutiliza en ensaladas con mucho, pero mucho sabor a conservación.

La clase está por terminar y la gente que antes miraba sus celulares y oteaba anfitrionas, ahora tiene la vista clavada en una palta sellada en sartén, acompañada por dados de bonito, chips de cáscara de plátano, tallos de flores y una salsa agridulce que tiene como base insumos del bosque. Ocampo y Yupanqui sonríen de satisfacción. La gente hoy aprendió algo: la alta cocina no solo es decorativa y sabrosa, también es utilitaria, lucha contra el hambre y es recicladora al 100% ¡Cocina que te hace pensar!

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*