Ampa y el Ministerio del Ambiente unen esfuerzos en favor de la biodiversidad

Cuando se habla el mismo idioma, las cosas fluyen y todo avanza más rápido en una misma dirección. La reunión entre Fabiola Muñoz, flamante titular del Ministerio del Ambiente (Minam), y Karina Pinasco, directora ejecutiva de Amazónicos por la Amazonía (Ampa) ha dejado contentos a ambos lados. Pero, lo más importante, marcó un derrotero en favor de bosques, ríos, lagunas, cochas y quebradas.

MÁS NOTAS AMPEANAS: Más unidos que nunca por nuestros bosques

El esbozo de un programa de incentivos para la conservación voluntaria y comunal, tanto para las áreas de conservación privada como para otras figuras contempladas en la Ley Forestal -como la concesiones para conservación- será, sin duda, un gran avance en favor de quienes patrullan bosques y espantan mafias.

En ese sentido, la acción más urgente para la hoja de ruta contemplada entre ambas instituciones pasa por blindar a los guardianes voluntarios de nuestra amazonía con un seguro de salud y vida que tenga alcance para los custodios forestales de a pie y machete en mano. Adicionalmente, evaluar otros tipos de incentivos, ya sea tributarios, de pago condicionados como el del Programa Bosques o pago por resultados estipulados en la Declaración Conjunta de Intenciones.

La idea es dar prioridad a estas iniciativas -que contribuyen en la reducción de deforestación en casi el 3%- en los proyectos de inversión pública. Reforzar el desarrollo de cadenas de valor de productos no maderables como el aguaje, así como de las actividades económicas en las zonas de influencia con el objetivo de lograr la sostenibilidad financiera.

Asimismo, queda el compromiso de firmar al corto plazo un convenio entre el Minam y Ampa donde se estarán afianzando el apoyo mutuo en el diseño de sistemas sostenibles de aprovechamiento de recursos forestales no maderables, pesca sostenible, impulso para la aprobación del Plan Maestro de la ACR Cordillera Escalera y para la creación de la ACR Bosques de Shunté Mishollo.

Otro desafío está en la recuperación de la discusión y planificación de las competencias del Ordenamiento Territorial (OT) y la Zonificación Ecológica y Económica (ZEE), por parte del Minam, mediante el Comité Técnico Consultivo Nacional de Ordenamiento Territorial, espacio de toma de decisiones consensuadas donde participaban todos los sectores, sociedad civil, gobiernos locales y regionales, sector privado y pueblos indígenas.

Finalmente resta el compromiso de apoyar la alianza de organizaciones de los países amazónicos que forman parte de SDSN Amazonía, que reúne a la Fundación Amazonas Sustentable (FAS), el Instituto de Pesquisas Amazónicas (INPA) en Brasil; al Centro de Investigaciones SINCHI en Colombia; el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) y Ampa en Perú; instituciones que están desarrollando un programa de formación para emprendedores amazónicos que buscan soluciones sostenibles para el cambio climático con nuevos modelos de negocio.

Una ardua agenda de trabajo la que se viene para ambas instituciones, pero que se enfrenta con la esperanza a tope y con mucha expectativa, sobre todo por las comunidades que dedican su vida a cuidar las despensas de la biodiversidad. El futuro se protege hoy.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*