Son mil siete hectáreas de bosque premontano tropical en transición a bosque húmedo. El reino donde revolotean y vuelan a velocidad crucero un sinfín de aves que convirtieron el lugar en un espacio ad hoc para el avistamiento profesional.

MÁS NOTAS AMPEANAS: Preparando el camino del Dema en Maquisapa

Si todo sale bien, más pronto de lo que uno pueda imaginarse, será la flamante concesión para conservación El gran mirador de Juningue. Un fortín de la biodiversidad lejos de la insania de agricultores que todo lo pelan para sembrar café o cacao. Pero esa historia no se repetirá aquí. Los guardianes del sueño ecologista son los miembros de la ronda campesina del caserío de Juningue del distrito y provincia de Moyobamba.

Se trata de un corajudo colectivo civil que no sólo espanta abigeos, delincuentes de poca monta y malos espíritus, sino que también persigue taladores y que, ante el riesgo que afrontaba el bosque, decidió pedir el otorgamiento del área de conservación para frenar el desmadre ecológico y patrullar con conocimiento de causa y con la ley de la mano.

Cedro, cotomono, oso de anteojos, moscareta de mishana, saltarín rayado (recientemente reportado y endémico del Perú), hormiguero de zimmer, tangaras y gallitos de las rocas son algunas de las especies que alberga este paraíso protegido por la comunidad y sus ronderos incansables.

Avanzamos juntos

Como parte de ese camino rumbo al otorgamiento, un equipo de la Autoridad Regional Ambiental (ARA) y Amazónicos por la Amazonía (Ampa) realizó recientemente la inspección ocular del área propuesta gracias al apoyo de Andes Amazon Fund. Dos días con jornadas exhaustivas que incluyeron una reunión con toda la comunidad para detallar el proceso de otorgamiento, así como sus derechos y deberes en calidad de albaceas del área natural.

Katherinne Reátegui, Luciano Reátegui y Roger Ramírez de la Autoridad Regional Ambiental (ARA) y Julio C. Tello y Sergio Rojas por del equipo técnico de Amazónicos por la Amazonía (Ampa), estuvieron a cargo del trabajo de campo, charlas de socialización e identificación de algunos posesionarios ubicados dentro del área a conservar, pero dispuestos a colaborar con las tareas de sostenibilidad.

Además, se constató que los miembros de la ronda campesina vienen realizando trabajos de recuperación de áreas degradadas. Hasta el momento han logrado reforestar diez hectáreas con el apoyo de Serfor CAF.

El dato: La propuesta de concesión se encuentra en la margen izquierda del río Mayo; al este de Moyobamba y a sólo 40 minutos de distancia.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*