Concesión para conservación realizó taller participativo con equipo técnico de AMPA

Vamos por más. Los socios de la concesión para conservación “El Sangapillal”, ubicado en el distrito de Pucacaca, provincia de Picota, realizaron el primer taller participativo para concretar su esperadísima Declaración de Manejo (DEMA), herramienta fundamental en la sostenibilidad de un área de conservación.

MAS NOTAS AMPEANAS: Drones se unen a lucha contra la deforestación

Así, la Asociación de Conservación de Bosques del Medio Ambiente – El Sangapillal (nombre oficial del emprendimiento conservacionista) conformada por moradores del centro poblado de Cedro Pampa, se reunió con un equipo técnico de Amazónicos por la Amazonía (AMPA) integrado por María José Valdivia, Julio C. Tello y María Isabel Ríos, con el fin de diseñar de forma participativa, el DEMA de la concesión.

La jornada de feed back y capacitación se desarrolló en el local de la Municipalidad del Centro Poblado de Cedro Pampa, en Pucacaca, y tras nueve horas de debate y presentaciones, se obtuvo una descripción sobre los programas aplicables del DEMA y se plantearon una serie de acciones a realizarse en el próximo quinquenio.

Asimismo, se analizaron diferentes posibilidades de alianzas estratégicas, se diseñó el cronograma y se aterrizó el presupuesto de las actividades identificadas por los mismos socios. Finalmente, se elaboraron cartas de solicitud de apoyo, las mismas que se harán llegar a los aliados en los próximos días. El taller forma parte del proyecto de conservación comunitaria en la amazonía norte del Perú que financia Andes Amazon Found.

La concesión para conservación “El Sangapillal” conserva un ecosistema relicto, un bosque seco tropical del Huallaga que alberga una vasta diversidad de especies endémicas. Sin embargo, su amenaza es la deforestación para la ampliación de cultivos de papaya y, en menor medida, la ganadería.

Esta área de conservación fue otorgada oficialmente este año y su extensión abarca 444.95 hectáreas. Queda a una hora y 40 minutos de Juanjuí y conserva especies como el mono tocón, aves de diversas clases, anfibios endémicos y entre la flora destacan los quinillales, la corona de los ángeles y la yacushapana. Su nombre obedece a la abundante presencia de la sangapilla, planta de aroma profundo y cuyas flores son utilizadas para adornar el cabello de las mujeres.

 

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*