La noticia los tomó con las cartas sobre la mesa. Gracias a la continua asesoría que reciben por parte de Amazónicos por la Amazonía (AMPA) y su espíritu de guerreros, los agricultores de Bolívar (La Libertad) y guardianes de la Concesión para Conservación Alto Huayabamba (CCAH), ya estaban listos para cuando el mercado les tocara las puertas.

MAS NOTAS AMPEANAS: Boshumi está a la vuelta de la esquina

Por eso, cuando Miguel Tang, director de Economías Verdes de AMPA, llegó con Jorge Carrasco, gerente de Southern Crops, ellos estaban preparados para demostrar la calidad de su quinua y otros productos como la cebada, kiwicha, chía y la ñuña.

Pero no se trata de agricultores promedio. Ellos son súper agricultores pues, agrupados en la Asociación de Productores Orgánicos de la Provincia de Bolívar, se han convertido en socios estratégicos de AMPA y como una retribución a las capacitaciones y la apertura de mercados para sus productos, ayudan en la vigilancia y cuidado de las 143.928 hectáreas que tiene la concesión.

Agricultores sostenibles. Eso son. Por eso estaban felices y pusieron lo mejor de sus chacras en la mesa. Productos orgánicos al 100%, altamente nutritivos, de gran sabor y, sobre todo, con una raíz sostenible pues no se pierden bosques para sembrar más granos, sino que se ha logrado justamente diversificar la oferta de Bolívar y los alrededores para no depender de monocultivos.

La rica mesa

Jorge Carrasco se quedó maravillado con el tamaño y la variedad de productos bolivarianos, pero sobre todo con el compromiso de esta asociación de cuidar sus bosques y medio ambiente. Y como ocurre cuando hay química, el gerente de Southern Crops, proveedora de NaturAndes y exportadora de granos andinos a Europa y EEUU, adelantó la buena nueva: un contrato de compra anticipada para la campaña 2018-2019.

Sí, los productos de nuestros socios en la conservación no solo colocarán sus granos en Lima, sino que cruzarán el océano para competir con los mejores granos del mundo. Para empezar, las cifras de compra anual serán de 6 toneladas de quinua, 10 toneladas de kiwicha y chía, así como 20 toneladas de linaza y cebada. Un contrato redondo que dibujó más de una sonrisa en las oficinas de AMPA, lugar donde se selló este vínculo comercial en favor de los agricultores que asegura como una saludable secuela, la protección de la CCAH.

Pero las buenas noticias siguen. Miguel Tang confirmó que se elaborará, conjuntamente entre AMPA, la asociación de quinueros y Southern Crops, una serie de proyectos de cooperación para solucionar los cuellos de botella en la etapa de comercialización, gestión empresarial y riego tecnificado, así como el fortalecimiento de las competencias de los miembros de la asociación en Fair Trade (Comercio Justo) iniciando así el camino hacia esta importante certificación global.

El apretón de manos fue cálido y para la foto de rigor no fue necesario que alguien diga “sonrían chicos”. Todos estaban chinos de risa, incluso un poco más que Miguel Tang, quien acompañó a la visita hasta Lima. ¿Su misión? Ponerle broche al contrato y ver si se puede ampliar un poquito más. Así sea.

El dato:

El 2006 el Estado otorgó la CCAH a AMPA por 40 años. Se ubica en San Martín, provincia de Mariscal Cáceres; en la cabecera de la margen derecha del río Huayabamba. Incluye yungas y páramos y alberga diversas especies como el mono choro de cola amarilla, oso de anteojos, maquisapa, mono nocturno, loro de mejillas coloradas, queñuales y la palmera andina.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*