Más de mil hectáreas conformarán la próxima concesión para conservación

En los días anteriores a que la razón viniera para quedarse, en el centro poblado de Juningue, distrito y provincia de Moyobamba, la gente pasaba sus días sin ruborizarse por los árboles caídos. La indiferencia había acampado por décadas, pero la escasez de lluvias ablandó el corazón de todos y entendieron que algo debían hacer por ese bosque que alimentó a sus abuelos y antes de eso a los abuelos de sus abuelos.

MÁS NOTAS AMPEANAS: Protegiendo los bosques loretanos desde el aire

Con el coraje propio de aquellos que toman el toro por las astas y no se quedan en el discurso, la ronda campesina del caserío de Juningue -conformada por vecinos del propio pueblo- decidieron proteger las 1007.29 hectáreas adyacentes a su casas y chacras. Territorio lleno de fauna y flora endémica que tiene como hábitat estos bosques húmedos pre montanos tropicales que colindan con la quebrada de Juninguillo.

Y en ese norte vienen dando los primeros pasos para lograr el otorgamiento de la concesión para conservación (C.C.). Por ello, esta semana participaron activamente en la elaboración del expediente técnico, documento imprescindible para lograr el reconocimiento de lo que se llamará la C.C. El Gran Mirador de Juningue.

Esta jornada fue posible gracias al poyo de Andes Amazon Fund y estuvo facilitada por un equipo técnico de Amazónicos por la Amazonía (AMPA) integrado por Rita Vilca, Diego Rado, Milagritos Zamora y Gabriel Carrasco. Tras realizar una descripción previa sobre el contenido del expediente técnico, se fue diseñando -conjuntamente con los pobladores- los conceptos que irán dentro del documento. Asimismo, se identificaron los diferentes posibles aliados con los que la asociación podría contar y se elaboraron las cartas de solicitud de apoyo que se les harán llegar en los próximos días.

Todos los participantes acordaron en resaltar que uno de los grandes objetivos de conservación en el área es la umsha (palmera representativa y utilizada para la fiesta de San Juan). En ese sentido, se comprometieron a reforestar una considerable área con esta especie y aprovechar el recurso de una manera sostenible.

El nombre de la C.C. se debe a que ellos cuentan con un mirador dentro de la propuesta y tienen como objetivo de mediano plazo el desarrollar una propuesta ecoturística en la zona, aprovechando su cercanía con Moyobamba. Cabe mencionar que dentro de sus atractivos destacan cinco imponentes cataratas recientemente descubiertas y que serán el gran imán de esos bosques.

 

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*