En diciembre 2018, tres nuevas Concesiones para conservación fueron otorgadas y entregadas por el Gobierno Regional de San Martín. Suman un total de 11,570 hectáreas conservadas entre Gran Ochanache (7,836 hectáreas en el distrito de Huicungo provincia de Mariscal Cáceres), Chullachaqui – Renacal de Santa Elena (1,235 hectáreas en el distrito de Posic, provincia de Rioja) y Bosques de la Bella Durmiente (2,393 hectáreas en el distrito de Pardo Miguel, provincia de Rioja). Se incorporan a un mosaico de áreas de conservación a nivel regional y nacional.

Estas tres iniciativas de conservación voluntaria y comunal están lideradas por asociaciones de guardianes del bosque que cuidan su territorio con amor y dedicación. Recibieron apoyo técnico y legal por parte de Amazónicos por la Amazonía – AMPA a lo largo del proceso de otorgamiento. Los contratos de concesiones para conservación se dan por un plazo de 40 años renovables durante los cuales los concesionarios se comprometen a cuidar la biodiversidad, realizar actividades de control y vigilancia, investigación y educación ambiental.

 

Chullachaqui – Renacal de Santa Elena

Con un rango altitudinal entre 808 y 829 metros sobre el nivel del mar, Santa Elena protegerá 1,235 hectáreas de humedales en la cuenca alta del Río Mayo. Forma parte de los sitios prioritarios para la conservación de la biodiversidad en San Martín, ya que estos ecosistemas filtran y regulan el recurso hídrico de la región y son proveedores de alimentos (pescado, aguaje) para las comunidades locales. La riqueza ecológica de Santa Elena radica además en una gran variedad de flora y fauna incluyendo el mono tocón (Plecturocebus oenanthe) en peligro crítico de extinción, el tucán de garganta blanca (Ramphastos tucanus), el perezoso de dos dedos (Choloepus didactylus). La belleza de los paisajes del área le da un gran potencial turístico, lo cual podría generar nuevas oportunidades económicas para las comunidades aledañas.

 

Bosques de la Bella Durmiente

Los Bosques de la Bella Durmiente abarcan 2,393 hectáreas y están estratégicamente ubicados en la Zona de Amortiguamiento del Bosque de Protección del Alto Mayo (BPAM). La concesión colabora con la mitigación de los procesos de deforestación y las amenazas a la degradación ecosistémica por causas socioeconómicas y/o naturales, y facilita la migración de especies como el oso de anteojos (Tremarctos ornatus) y el mono choro de cola amarilla (Lagothrix flavicauda), en peligro crítico de extinción. Esto ayudará a tener poblaciones saludables y a prevenir la pérdida de otras especies emblemáticas como el gallito de las rocas (Rupicola peruviana) y el armadillo gigante (Priodontes maximus). Además de bosques montanos, en los Bosques de la Bella Durmiente existen nacientes de agua que contribuyen a la formación de microclimas y favorecen la presencia de especies de fauna silvestre.

 

Gran Ochanache

La más extensa de las tres concesiones, Gran Ochanache, forma parte del Corredor de Conservación Abiseo Cóndor Kutukú (CCACK), de la zona tampón de la Reserva de Biósfera Gran Pajatén reconocida por la UNESCO, y de la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Río Abiseo (PNRA) declarado patrimonio natural y cultural de la humanidad. Su creación aporta a una estrategia regional de conservación del hotspot de biodiversidad los Andes Tropicales y de la Gran Área Silvestre Amazonía. Salvaguardando 7,942 hectáreas de bosques montanos húmedos, Gran Ochanache contribuye al mantenimiento de la conectividad de poblaciones de muchas especies de aves, mamíferos y reptiles y asegura la supervivencia de especies vulnerables como el huangana (Tayassu pecari) y el guacamayo militar (Ara militaris). Es además hogar del otorongo (Panthera onca) y del oso de anteojos (Tremactos ornatus). En sus bosques nacen los ríos Bombonaje y Pajaten que desembocan en el río Jelache y este en el río Huayabamba. La concesión alberga una gran cantidad de plantas medicinales, empleadas tradicionalmente por las poblaciones locales, que pueden ser aprovechados sosteniblemente. Se han identificado especies de gran importancia científica como la manchinga, llamchama y ojé.

Saludamos el esfuerzo y la dedicación de todos los actores involucrados en el proceso, especialmente los/as concesionarios/as quienes están liderando iniciativas de conservación desde sus comunidades, compartiendo una visión común de cuidar la vida para compartirla con todos y todas.

NOTA: El apoyo brindado por AMPA a las tres concesiones es posible gracias al valioso apoyo de Andes Amazon Fund.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*