Fue reconococida mundialmente como la quinta del Perú por la UNESCO

Con mucha algarabía recibimos el anuncio y las palabras del embajador ante la UNESCO, Manuel Rodríguez, ratificando la importancia de la Amazonia andina donde se une el patrimonio natural y cultural, de la mano con el trabajo entusiasta de su gente de las regiones de San Martín, La Libertad y Amazonas. Comunidades, sociedad civil organizada, Estado en sus diversos niveles, cooperación y empresa privada; juntos por la gestión territorial sostenible de la mayor reserva hídrica de la Amazonía y el mundo.

La RBGP es la más grande del país, posee una superficie que sobrepasa las 2.5 millones de hectáreas; tiene como Zona Núcleo al Parque Nacional del Río Abiseo, donde se encuentra el Complejo Arqueológico del Gran Pajatén, declarado por la UNESCO en 1990 como patrimonio mixto, natural y cultural, de la humanidad; en Latinoamérica solo existen 3 áreas protegidas con esta categoría 2 en Perú y 1 en México. La zona de amortiguamiento, o buffer, está constituida por más de 760,000 ha que corresponden a iniciativas de conservación privada y comunal en las figuras de Áreas de Conservación Privada y Concesiones para Conservación, así como la propuesta del Área de Conservación Regional Shunté; lo que garantiza que sean áreas resguardas a largo plazo ya que existe el compromiso de las comunidades, población organizada y privados en el cuidado y manejo de éstas importantes zonas que en su mayoría corresponden a cabeceras de cuenca, y a ecosistemas tan importantes como los páramos de la cordillera central, bosque andinos, yungas peruanas o bosques montanos y bosque de nubes; con pendientes que oscilan desde los 4670 m.s.n.m. en el nevado de Cajamarquilla que es parte de la Concesión para Conservación Alto Huayabamba, hasta los 350 m.s.n.m. aproximadamente, con un alto nivel de endemismos y gran biodiversidad, siendo un corredor de importantes especies en peligro como el mono choro de cola amarilla, el mono tocón, entre otros.

Y por último, la zona de transición está representada por las comunidades campesinas, comunidades rurales, 33 gobiernos distritales de las provincias de Tocache, Mariscal Cáceres y Huallaga en San Martín; Pataz y Bolívar en La Libertad; y Chachapoyas y Rodríguez de Mendoza en Amazonas. Esto posibilita, a través del ordenamiento del territorio, orientar las actividades económicas en la zona, tales como el café en Amazonas, el cacao en San Martín y la quinua y otros granos andinos en La Libertad.

Si bien la necesidad de categorizar esta área como Reserva de Biosfera se empezó a discutir 10 años antes, en el proceso de la Zonificación Ecológica Económica de San Martín; el proceso formal se inició en el 2013, a iniciativa de la Fundación Amazonía Viva – FUNDAVI, conformándose en Comité Técnico responsable de la nominación, el mismo que está constituido por la Jefatura del Parque Nacional del Río Abiseo – SERNANP, la Autoridad Regional Ambiental de San Martín – ARA San Martín, la Municipalidad Provincial de Mariscal Cáceres, la Asociación Amazónicos por la Amazonía – AMPA, la Dirección Desconcertada de Cultura San Martin, ACOPAGRO, APAHUI, APROBOC, y las diversas Concesiones para Conservación de la cuenca del Huayabamba. Este grupo presentó una primera aproximación de la propuesta a Miguel Clusener, de UNESCO-MAB, quien visitó la Zona, brindándonos orientación en el trabajo a seguir. Con el objetivo trazado se suman a esta iniciativa importantes actores como Pur Project y GIZ, quienes han brindado un valioso apoyo en la consolidación del expediente; así como, APECO, NCI, La Poderosa, quienes brindaron soporte clave en las regiones de Amazonas y La Libertad, y sus diferentes provincias y distritos. Cabe resaltar el esfuerzo y voluntad política de los gobiernos locales y regionales que la conforman. Asimismo, este logro es una muestra de lo que se puede lograr cuando existe un trabajo en equipo, donde todos deciden caminar hacia un mismo objetivo, el desarrollo territorial sostenible de nuestros pueblos en la Amazonía Andina del Perú. El reto, continúa, hay pasos importantes que ya se han dado, ahora necesitamos consolidarlos ¡Sí se puede! y tenemos todas las energías para hacer que esta reserva sea un modelo de gestión sostenible del territorio.

Vídeos relacionados:

Concesiones para la VIDA

Alto Huayabamba: La sierra de San Martín (I)

Esperanza en la Sierra de San Martín

Esperanza en la Sierra de San Martín (II)

Mono choro de cola amarilla: Concesión para Conservación Alto Huayabamba

Alto Huayabamba (I)

Alto Huayabamba (II)

Inventario biológico en la Concesión para Conservación Alto Huayabamba – El Breo

Shitariyacu, un paraíso olvidado

Las Tres Quebradas y las Tres Quebradas

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*