Encuentra la nota completa elaborada por El Comercio/ Perú Sostenible: Aquí 

El gran felino de América es la piedra angular de un programa corporativo de sostenibilidad que busca conservar la biodiversidad y mitigar el cambio climático.

En muchas culturas indígenas de América Latina, el jaguar simboliza poder, soberanía, espiritualidad. Para la ecología, es una especie que desempeña un papel fundamental en el balance y funcionamiento apropiado de los ecosistemas. Por esa razón, garantizar su supervivencia equivale a proteger la biodiversidad y los hábitats naturales.
Ambas premisas explican, en parte, la esencia de Conexión Jaguar, un programa corporativo de sostenibilidad que una empresa como ISA REP, dedicada a la transmisión eléctrica en alta tensión, viene desarrollando para contribuir a la conservación de los bosques amazónicos y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero mediante la estructuración de bonos de carbono.

María Adelaida Correa, Directora Corporativa de Sostenibilidad del Grupo ISA, comenta que el programa integra, entre otros aspectos, el monitoreo y protección de la biodiversidad. Es allí donde el jaguar surge como “especie paraguas”: lo que se busca es recuperar la conectividad de sus hábitats naturales en América Latina que se han ido perdiendo por la acción del hombre. “En la medida en que estos hábitats se fragmentan, el jaguar no tiene cómo desplazarse y su población disminuye”, refiere.

APOYO TÉCNICO Y ECONÓMICO

Considerando que los bosques actúan como depósitos de carbono, los proyectos de conservación que se realizan como parte de Conexión Jaguar deben tener la capacidad de emitir créditos de carbono certificados internacionalmente en el mercado voluntario.

 

En virtud de ello, ISA REP destina recursos económicos y técnicos para que, a través de sus aliados South Pole y Panthera, se estructuren proyectos forestales que emitan esos créditos, los cuales pueden ser comprados por ISA y por cualquier otra compañía del mundo.

De acuerdo con María Adelaida Correa, la venta de estos créditos de carbono permite que se sigan ejecutando actividades de conservación y potencia la sostenibilidad del programa. “Conexión Jaguar es un mecanismo que le da continuidad a la conservación”, destaca la ejecutiva.

CONEXIÓN EN EL PERÚ

Uno de los proyectos que Conexión Jaguar desarrolla en el Perú está ubicado en Nuevo Bolívar, región San Martín, en una extensión de casi 144.000 hectáreas. Es un área administrada por la Asociación Amazónicos por la Amazonía (AMPA) que busca la conservación de los bosques del Alto Huayabamba.

Según destaca Karina Pinasco, directora de AMPA, la visión integral del territorio que tiene ISA REP encaja con la visión que tiene la organización que dirige. “Porque no solo se trata de la conservación en sí, sino de propiciar el desarrollo de las comunidades locales que dependen de los bosques y mejorar sus condiciones de vida”, comenta.

Justamente, otro gran objetivo de Conexión Jaguar es beneficiar a las comunidades asentadas en su ámbito de acción. ¿Cómo? Mediante proyectos productivos que contribuyen a generar empleo; con iniciativas de educación y conciencia medioambiental, con infraestructura comunitaria, entre otros.

Así, la intervención de ISA REP a través de su programa de sostenibilidad encaja con tres Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU: el ODS 13 (Acción por el clima); el 15 (Vida de ecosistemas terrestres), y el 17 (Alianzas para lograr los objetivos), porque “sin nuestros aliados no sería posible tener un programa tan potente”, dice María Adelaida Correa.

Conoce más iniciativas para lograr un Perú sostenible en: www.especial.elcomercio.pe/perusostenible

Patrocinado por: Isa Rep

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*