Banská Bystrica incognito poker Autor: Rosa Karina Pinasco Vela                                                                                                                                                Email:k.pinasco@ampaperu.info

jackpot fever                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       Los dos últimos meses han sido de incertidumbre con relación al futuro de San Martín; particularmente, para los sanmartinenses que hemos estado involucrados en los procesos de desarrollo territorial desde sus inicios (2002), para quienes regresar a la tierra donde nacimos, fue una necesidad urgente en miras de coordinar el proceso de Zonificación Ecológica Económica (ZEE) vigente hasta ahora, y que desde la sociedad civil velamos no solo por este territorio sino por todo el Bioma Amazónico, que compartimos con 09 países sudamericanos, todos hermanos.

Si bien hay muchas cosas por hacer aún, San Martín es vista a nivel internacional como la hermana del Estado de Acre en Brasil, con quienes compartimos muchas similitudes, como la ZEE que se utiliza para emprender un proceso de cambio, largo, pero irreversible y que, con sus diversas tonalidades, es el proceso de la gestión territorial para el desarrollo sostenible (GTS).

Con la preocupación de continuar este camino, se propició conjuntamente con la Asociación Nacional de Periodistas – Filial San Martín / La Libertad, la firma del Acuerdo de Gobernanza en GTS entre todos los candidatos a la presidencia, suscrita en setiembre pasado, para que los procesos que vienen caminando exitosamente puedan fortalecerse y aquellos que se encuentren débiles, puedan mejorarse.

 

Los colores han ido cambiando con los años.

Rojo en sus inicios difíciles, cuando pasamos del modelo de Consejo Transitorio de Administración Regional (CTAR) al de gobierno regional, y batallamos para que se incluya en el presupuesto participativo, el proyecto de ordenamiento territorial.

Verde en las valientes decisiones tomadas para aplicar la obligatoriedad de la norma con respecto al uso de la ZEE y desarrollar todo un sistema de manejo y conservación de bosques; yo misma me vi en parte de esa aventura cuando, aún sin que las competencias fueran transferidas al gobierno regional, con el riesgo de cárcel y con mucha convicción, deteníamos con el equipo camiones de madera ilegal y nos enfrentábamos a poderes económicos que miran aún los bosques como mercancía; era una lucha que ahora es de miles de personas de a pie, que asumieron el compromiso de conservar el patrimonio forestal, y que lo defienden incluso con su vida; me refiero a las 21 concesiones para conservación ya otorgadas y las 31 que están en proceso de solicitud, casi 800,000 hectáreas.

Ahora el cielo pinta naranja y pienso que es porque el camino a la madurez pasa por él, y que este gobierno será lo suficientemente inteligente para tomar las cosas que se hicieron bien como bandera, para atraer más inversiones y generar un desarrollo inclusivo para todos; más allá de posiciones políticas o de intereses particulares.

En la juramentación, el presidente Víctor Noriega, dio muy buena impresión en todo el protocolo, y captó nuestra atención al escucharlo en un discurso con mucha elocuencia. Es preciso mencionar que aún faltan articular planteamientos, como la relación de la deforestación con las cadenas de valor que se plantean impulsar; los proyectos viales que se buscan ejecutar (es conocido que las carreteras son las principales causas de la deforestación); y el uso de energías renovables hídricas, que dependen directamente de servicios ambientales que proporcionan los bosques y los páramos en San Martín. Estas actividades deben de realizarse con la debida planificación y propiciar la transición a una producción climáticamente inteligente baja en carbono (sin quemas y sin más tala de bosque, producir más en menos espacio, ese es el reto), así como compromisos concretos de la población para el control social de la migración.

Es importante recordar que los efectos del cambio climático agravan la presencia de plagas como la roya y se necesita inversión en investigación y fortalecimiento de capacidades, pero principalmente en adaptación; y que la salud de las personas depende directamente de un ambiente saludable, como un derecho humano fundamental.

 

Finalmente, debo resaltar tres puntos que merecieron mi aplauso y mis ganas de contribuir activamente en este proceso, y los cito textualmente:

  1. Voluntad política para culminar con los procesos de ordenamiento territorial en toda la región.
  2. El apoyo a los 21 concesionarios para conservación y los 31 que están en proceso (clave, ya que si vemos los mapas, la eficiencia en la reducción de la deforestación se ubica en estas áreas; apoyarlas y consolidarlas es una excelente estrategia para conseguir la meta de deforestación cero al 2021)
  3. El cumplimiento del Acuerdo de Gobernanza en Gestión Territorial Sostenible suscrito en las elecciones.

Señor presidente, ya no importan los colores políticos, ahora lo único importante es el futuro de nuestra región, nuestra gente, nuestros bosques, nuestra cultura, nuestro territorio, que es tan rico y diverso como los colores del arcoíris. La experiencia nos indica que la conservación y el desarrollo son totalmente compatibles si se basan en herramientas de gestión territorial.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*