El Turismo Rural Comunitario tiene un potencial enorme para salvaguardar los bosques de la Amazonía. Cuando una comunidad llega a entender que se puede beneficiar de sus bosques en pie sin dañarlos y hacerlos disfrutar a visitantes amantes de la naturaleza, se logran resultados espectaculares.

Del 30 de noviembre al 5 de diciembre, se realizó una pasantía organizada por el programa de Turismo Rural Comunitario (TRC) del Ministerio del Comercio Exterior y Turismo para emprendedores en temas ecoturísticos en la comunidad nativa Ese´Eja Infierno ,distrito de Tambopata, provincia de Tambopata, departamento de Madre de Dios. Amazónicos por la Amazonía – AMPA participó, representada por Diego Rado Tipte del programa de conservación, en calidad gestor de la concesión para conservación Chullachaqui Renacal Santa Elena a la cual brinda apoyo legal y técnico. De la concesión participaron el presidente de la asociación Leiner Paredes Uriarte y dos socios, Alex Castillo Uriarte y Francisca Huaman Esparraga. Participaron además varias iniciativas de San Martin y de Loreto.

AMPA viene trabajando en conjunto con la asociación de la ya otorgada Concesión para Conservación Chullachaqui Renacal de Santa Elena. En esta concesión, se tiene previsto fortalecer el tema turístico, manteniendo el enfoque principal en la conservación de sus ecosistemas de aguajales y renacales del Alto Mayo. Compartir esta experiencia de la comunidad nativa de Infierno fue muy enriquecedor para los socios de la concesión al conocer a detalle cómo trabajan el cuidado de esta área y manejan el tema ecoturístico. Conocieron el trabajo que viene realizando esta comunidad con la empresa Rainforest Expeditions, y sirvió de modelo en la búsqueda de aliados para el desarrollo de sus emprendimientos con un modelo de gestión basado en la sostenibilidad ambiental, social y económica.

Durante los días de pasantía se pudo conocer el rol importante que desarrollan los miembros de la comunidad nativa de Infierno en el albergue Posada Amazonas. Uno de los pilares principales de este trabajo es un énfasis en el fortalecimiento de capacidades a lo largo de los años de trabajo conjunto. Dentro del albergue, cada trabajador aprendió a desempeñarse en los puestos claves por rotación, mejorando la calidad del trabajo y la calidad de vida. La mayoría de las actividades presentadas también las realizan los pasantes en sus propios emprendimientos, pero a menor escala, y pudieron inspirarse del modelo de Posada Amazonas. Se recalcó la importancia de desarrollar investigación dentro de las concesiones: no solo atrae a científicos sino que también suma al potencial del área dando a conocer toda su riqueza natural y generando centros de investigación. Los participantes se llevan muchas ideas para seguir desarrollando, fortaleciendo y mejorando sus rutas ecoturísticas.

Desde AMPA, se dio a conocer el trabajo que realizamos con las concesiones para conservación apoyando como gestores. A través de las declaraciones de manejo (DEMA) se planifica el desarrollo de las concesiones incorporando dimensiones claves como la investigación, educación y relaciones comunitarias para los 05 primeros años. En el caso de Santa Elena, la DEMA además de todos los programas incluirá uno para el desarrollo turístico.

Se resaltó mucho el trabajo de la comunidad nativa Ese’Eja de Infierno que a lo largo de los años se han convertido en pioneros en ecoturismo. Cabe resaltar que es un trabajo que no se da de la noche a la mañana sino un esfuerzo de largo aliento que ahora da sus frutos. Los pasantes además se comprometieron a realizar las réplicas en sus respectivos emprendimientos para el conocimiento de todos los socios. Como AMPA, seguiremos trabajando y apoyando en la buena gestión de emprendimientos con enfoque turístico como el que realiza Santa Elena, para proteger estos ecosistemas importantes para el Alto Mayo.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*