Luego de seis años de negociaciones y arduo trabajo, el sueño se hizo realidad. Perú, a través de la Presidencia del Consejo de Ministros y el Ministerio del Ambiente, aprobó mediante Decreto Supremo N° 016-2018-MINAM la propuesta de establecimiento del Área de Conservación Regional Bosques de Shunté y Mishollo – ACR BOSHUMI, convirtiéndose en la segunda en San Martín tras el ACR Cordillera Escalera. Localizada en la zona sur del departamento, entre las provincias Mariscal Cáceres y Tocache, limita con los departamentos de La Libertad y Huánuco, colinda con el Parque Nacional Río Abiseo y es parte de la zona tampón de la Reserva Biósfera Gran Pajatén, permitiendo formar un gran corredor de conservación.

CONOCE MÁS SOBRE BOSHUMI EN ESTE VÍDEO

El área, de 191.405.53 hectáreas, cuenta con una cobertura boscosa conformada por un 87% de yungas, 12% de páramos y 0.11% de los bosques del Ucayali. Abarca altitudes de 800 a 3500 msnm, con lo cual alberga tesoros de biodiversidad andina y amazónica. Más de 1500 especies entre flora y fauna fueron identificadas por los investigadores del Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP), durante el trabajo de recolección de datos para el expediente técnico.

En BOSHUMI, están a salvo 07 especies de mamíferos que están en la  Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como el Tremarctos ornatus u “oso de anteojos”, Tapirus terrestres o “tapir” Pudu mephistophiles “sachacabra” y Aotus miconax (“mono nocturno” o “musmuqui”) en estado vunerable y Oreonax flavicauda “mono choro de cola amarilla” en peligro crítico de extinción (ver foto).

BOSHUMI, además de su vasta biodiversidad, también presta servicios ecosistémicos como proveedor de agua para las poblaciones locales. Las yungas peruanas, características de los Andes tropicales, atraen un alto índice de endemismo y biodiversidad. Esos bosques de neblina son responsables de dos tercios de las precipitaciones de la zona y el ecosistema de páramos protege las cabeceras de cuenca de los ríos, que a su vez abastecen de agua a la cuenca alta del Huallaga, es decir, a más de 69 000 personas.

Con este establecimiento, San Martín incrementa a 26% su superficie de áreas naturales protegidas y a 38.24% de zonas de protección y conservación ecológica, aportando directamente al compromiso nacional frente al cambio climático. Esta nueva área de conservación regional generará oportunidades de desarrollo para la región San Martín, especialmente para el turismo que permitirá la práctica de senderismo, avistamiento de aves, canotaje, entre otras. Hay también gran esperanza en las actividades productivas que se impulsarán y conllevarán al aprovechamiento sostenible de los recursos forestales no maderables, generando nuevas fuentes de desarrollo socioeconómico en la zona.

Cabe destacar que BOSHUMI nació gracias a un trabajo en equipo de largo aliento, impulsado por la Autoridad Regional Ambiental de San Martín en colaboración con organizaciones especializadas en conservación como Amazónicos por la Amazonía (AMPA),  Naturaleza y Cultura Internacional (NCI) y la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), las cuales cuentan a su vez con el apoyo de entidades financistas como Andes Amazon Fund (AAF).

 

Es así como se ha venido trabajando intensamente con rondas campesinas, autoridades locales y colegios para asegurar la transparencia del proceso y el apoyo de la población al establecimiento de este nuevo ACR. Con la campaña “Boshumi Camina, ¡Ponte las Botas!” adultos, jóvenes y niños dieron el sí a la conservación. Se pusieron las botas y están listos para emprender el resto del camino con BOSHUMI. El ACR es una realidad a perpetuidad, y sigue caminando con la promesa de legar a las futuras generaciones un mundo biodiverso y mejor.

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*